Albóndigas de salmón fresco

Blog de Recetas: Divina Cocina

Receta de Albóndigas de salmón fresco

  Esta receta de Albóndigas de Salmón fresco es facilísima de preparar. En pocos minutos tendrás un plato muy especial, sano, sabroso, y perfecto para que los peques coman pescado. No prepares las albóndigas con salmón ahumado, porque la salazón que lleva el pescado hará que el resultado sea demasiado intenso. Tienes que usar salmón fresco, e igualmente puedes preparar la receta con otro pescado que te guste (atún, merluza…) y la misma elaboración. INGREDIENTES para 5-6 personas 500 g de salmón fresco sin piel ni espinas 2 rebanadas de pan de molde 2 cucharadas soperas de leche (o algo más, si es necesario) 1 huevo entero + 1 yema 2 pepinillos agridulces 1 diente de ajo Perejil fresco (o eneldo si lo prefieres) Harina para rebozar Sal, pimienta y nuez moscada Para la salsa 4 cucharadas de mayonesa Nata líquida de cocina Sal y pimienta al gusto 2 ramas de eneldo fresco Zumo de limón ELABORACIÓN de las Albóndigas de salmón fresco Para empezar vamos a limpiar y picar el salmón en trocitos lo más pequeños posible, incluso más pequeños que cuando hacemos un Tartar de Salmón. En una picadora trituramos el ajo con el perejil y vamos a hacer lo mismo con el pan de molde, los pepinillos y la leche. Al final nos queda como una pasta de pan con el ajo y el perejil y los pepinillos muy picaditos. A continuación, en un bol batimos bien el huevo y la yema, y añadimos el resto de ingredientes que hemos preparado: el salmón picado, la picada de pan con ajo y pepinillos. Ponemos el punto de sal, pimienta y nuez moscada y mezclamos muy bien hasta integrar todos los ingredientes. Se tiene que formar una pasta que sea moldeable con las manos aunque no demasiado seca. Vamos tomando porciones de masa y formamos las bolitas de las albóndigas. Rebozamos bien cada una de las bolitas con harina y salteamos en una sartén con un fondo de aceite caliente hasta que estén doradas por igual por todas partes. Las vamos retirando y las colocamos sobre papel absorbente para que suelten el exceso de aceite. Para la salsa aligeramosla mayonesa con una cucharada de nata ligera y unas gotas de zumo de limón. Añadimos el eneldo picado y salpimentamos. Montamos el plato poniendo la salsa como base y con las albóndigas de salmón por encima. Se puede servir templado pero también están muy buenas en frío, como pequeños pastelillos de pescado. La entrada Albóndigas de salmón fresco se publicó primero en Divina Cocina.
PARA COMPARTIR
PESCADOS
RECETAS DE COCINA SANA
Recetas de Primavera
Recetas de temporada
RECETAS PARA NIÑOS